TESTIMONIOS

Carta abierta de los afásicos al mundo

Para recordar lo pasado y lo futuro .presente y futuro. Para ser más llevadero a otros pacientes con las mismas dificultades vivenciales. Para hacer comprender la problemática del afásico

Dar si es posible con fechas cual es el problema, como empezó, que pasó y cuál fue el proceso del cerebro en la parte física.

Debemos recordarlo para entender el presente. Cuando trabajábamos y trabajábamos y no pasaba nada de nada. Y pensar en todo este camino que hemos  transcurrido, es interesante para nosotros y otra gente también. Antes todo era sombra   y ahora recuperamos imágenes y es importante para nosotros

yo, cuando estuve mal, no podía hablar, lógico. Al salir del hospital no podía  pedir agua, pero mi señora sabía todo. ¡¡En ese momento tenía tantas ganas de poder hablar!! Pero me sentía impotente. Todavía me falta mucha experiencia para poder vivirlo. En mi caso particular yo voy a ser para otro, para ayudarlo, todo lo que yo sentí en esos momentos. No hay otra forma de decirlo, uno tiene que vivirlo, pasarlo. En ese momento yo no sabía que era una afasia, no sabía lo que me pasaba a mí. Tanto era así que yo le decía a mis amigos que iba a estar bien. Entonces en más tiempo pude conocer y aceptar. En mi lo que me paso acepto porque mi vida era muy agitada, de mucho trabajo y ahora estoy meditando. Meditar en el sentido de lo que pasa con los chicos y todas esas cosas en este momento yo estoy mal pero “me encontré “porque no podía encontrarme antes. Entonces para mí fue un logro significativo

Todo al final es una cadena, uno trabaja, trabaja y al final se olvida  de vivir.Yo me sentía solo porque al final era yo que hacía todas las cosas. y ahora ya no puedo hacerlas. Antes los chicos estaban durmiendo y yo llegaba para comer. Ahora no, estoy comiendo con mi esposa y con mis hijos.

Encontré una forma de vivir más pausada y estoy conforme. No dejo de luchar.

El tiempo es importante. todo lo que paso y viví desde el ataque hasta ahora y todo lo que tengo que aprender. Me es difícil hablar ahora, prefiero hablar cuando maneje más cosas.

Son tantas las cosas que se pierden con el ataque que a veces es difícil recordar y es mejor dejar pasar el tiempo.

 El aprendizaje  de cosas nuevas es interesantísimo. Esa situación nos ubica  en la posibilidad de aprende arte, dibujo y otras expresiones para averiguar más de nosotros. No aprendo música pero la siento mucho mas ahora. Las cosas que usamos para aprender, los modos  que usamos nos acercan al bienestar

 Hay que tener paciencia y esperar.

 Antes trabajaba, trabajaba para llevarle la comida a mi familia. Ahora puedo leer poesía y detenerme en un verso por ejemplo.

 Por suerte yo puedo decir muchas cosas, no siento el rencor del que dice “¿Por qué me paso a mí? “

Yo tengo la suerte de estar aquí y voy a estar bien. Todos vamos a estar bien o  conformes  con lo que estén viviendo en este momento. Lo importante es estar en camino.

(Carta escrita por una persona con afasia, ayudada por compañeros del Taller de Lenguaje de la Fundación de Afasia y presentada en el Congreso Europeo de Afasia, organizado por la Asociación Internacional de Afasia (AIA) en Bruselas, Bélgica.)

______________________________________________________________________________________________

“Es terrible, no se puede hablar lo que uno quiere… Las gente no te interpretan. Muy pocos te escuchan”. María del Carmen.

“Yo siento que me fui… que no sé… que no sé…” Zulma

“No podía hablar. Estaba inmóvil y tenía una sensación fantástica de haber sido envuelto en una valija amoldada a mi cuerpo. Estaba en mi agonía, en mi desesperación”. Hamilton.

“La manifestación más penosa, lo más angustiante es que me sentía con la cara enrejada, amurada como una tumba”. Dr. Saloz

“Desgarrado, desgarrado… “Valery

“La pérdida de la palabra me privó de mi propia estima”. Helen

“Mi mente funcionaba al cien por ciento…uhm…siempre. Es la palabra lo que me faltaba”. Sara

 “Me sentía indefenso, no podía reconocer los signos…y…escribir. Podía mirar, pero no  leer. Mis amigos me traían revistas y no podía leerlas”. Franco

“Pensaba que duraría una semana, dos semanas…” María Emilia