PREGUNTAS FRECUENTES

1-¿Cuál es la diferencia entre afasia, afasia progresiva y demencia o Alzheimer?

La afasia es la consecuencia de un daño cerebral focal: a partir de instalada se puede esperar mejoría y no deterioro. En cambio, la afasia primaria progresiva es un proceso de deterioro cognitivo, generalmente de evolución muy lenta, que comienza con síntomas en el lenguaje. Las demencias, entre ellas el Alzheimer, son también procesos de deterioro cognitivo pero en el que están comprometidas las funciones mentales superiores, sobre todo la memoria, además del lenguaje

2. ¿Cualquier persona puede tener afasia?

Sí. Aunque son más proclives aquellas personas que sufren o se exponen a los factores de riesgo. La mayoría de las afasias son secuela de un accidente cerebro-vascular (ACV) producido por hipertensión arterial, diabetes, trastorno cardíaco, ateroesclerosis, etc. Pero también hay afasia por traumatismos de cráneo causados por accidentes de tránsito, caídas, etc., tumores cerebrales, infecciones como encefalitis o meningitis. También se dan cuadros afásicos (afasia cognitiva) en los procesos de deterioro o demencias.

4. ¿La afasia se cura?

En todos los casos se da algún grado de recuperación. En los primeros meses, se producen procesos neurofisiológicos naturales que tienen por resultado una recuperación espontánea. Esto sucede hasta el tercer mes y con menos intensidad hasta el sexto o séptimo. El tipo de afasia casi siempre evoluciona a una forma más leve durante el primer año. Luego de ese lapso, la mayoría se estabiliza en una meseta. Sin embargo, se pueden ver mejorías de aspectos no trabajados.

. ¿Puede un psicólogo tratar a una persona con afasia?

Sí. Es más, un programa integral e interdisciplinario debe contemplar el abordaje de los estados emocionales mediante psicoterapia para hacer más efectivo el tratamiento y recuperar la autoestima. Aunque muchas personas piensen que la única forma de llevar un tratamiento es por medio de la palabra, no es así ya que se pueden utilizar múltiples recursos.

En los primeros meses luego de instalada la afasia, suele observarse muchas veces apatía, abulia, indiferencia y un fuerte estado de confusión. En esta primera etapa se evalúa la estructura de la personalidad preexistente por medio de entrevistas con los familiares a cargo y amigos.

En la segunda etapa, aparece la tristeza. La persona comienza a conectarse, demanda, empieza a salir del estado mecánico. Como consecuencia, aparecen dos tipos de llanto: uno catártico, que tiene la característica de la expulsión y otro comunicacional, que es un pedido de ayuda.

Hay un tercer momento que se caracteriza por la furia, ya sea escondida (bajo la apariencia de depresión) o desenmascarada. Los estallidos de furia indican que la persona afásica está totalmente despierta, conciente de sus déficits. Sin embargo, cuando sienten que intentan sacarla de esa micro atmósfera de protección en la que está encerrada, la furia puede interferir y frenar todo proceso de rehabilitación.

9. Cuando la persona tiene una hemiplejía ¿Cuál es el pronóstico? ¿Cuándo va a poder caminar?

La hemiplejía es una alteración de la motricidad. Se presenta una primera etapa fláccida, en la que la que la musculatura se encuentra hipotónica (blanda) y otra espástica, o hipertónica (rígida).

Los principales síntomas, además de la alteración del movimiento, son trastornos en la sensibilidad, del equilibrio, de la coordinación fina y gruesa (por ejemplo para agarrar objetos pequeños como tornillos, botones, o más grandes como el mango de una cuchillo) y de la dinámica en general.

El tratamiento físico debe comenzar apenas instalada la lesión y debe ser realizado por profesionales especializados en trastornos neurológicos. Los avances significativos pueden observarse hasta un año y medio después, luego es necesario continuar con actividades de mantenimiento para no perder los valores alcanzados.

La familia suele preguntar cuándo va a volver a caminar o, posteriormente, si van volver a conducir el auto. El profesional no puede dar respuesta, lo que sí se puede afirmar es que en el 90 % de los casos quedan secuelas y es más importante prestar atención a los cambios o mejorías que se van dando que a expectativas que, en muchos casos, son inalcanzables.

11. ¿La persona con afasia puede expresarse mediante gestos?

A veces. Muchas personas desearían hacer gestos pero no lo logran o lo hacen a medias, con fallas o distorsión. Lo mismo les puede pasar al intentar utilizar un objeto o herramienta al cocinar, vestirse, en el aseo personal, etc.; puede no saber para qué sirve, o sí pero usarlo en forma inapropiada. En ambos casos se trata de apraxias, una dificultad para ejecutar movimientos aprendidos que también surge como efecto de la lesión.

12. ¿Por qué la persona con afasia está como distraída, empieza una cosa y la deja, se cansa de todo?

A veces, lo que se percibe como falta de interés puede ser una dificultad para prestar atención en forma voluntaria o para mantenerla ya que las personas con afasia suelen tener alteraciones de la atención.

En algunos casos, se da una actitud abúlica, no por falta de voluntad, sino de iniciativa a causa también de la lesión.

14. ¿Puede tener problemas con los números?

Sí. Muchas personas no pueden realizar cálculos mentalmente o por escrito y también presentan problemas para razonar y resolver problemas matemáticos.