EN LOS 120 AÑOS DEL MUSEO DE BELLAS ARTES

EN LOS 120 AÑOS DEL MUSEO DE BELLAS ARTES

Un grupo de Fundafasia recorrió la muestra de los 120 años del Museo Nacional de Bellas Artes, con obras de la colección inicial y otras emblemáticas del arte argentino. Entre ellas, Sin pan y sin trabajo, en el 150 aniversario de de la Cárcova.

Un grupo de Fundafasia recorrió las salas del Museo de Bellas Artes, que celebra sus 120 años con las primeras obras que aportó su fundador, el pintor, crítico e historiador Eduardo Schiaffino, en 1986 y muchas de las que fue adquiriendo hasta llegar a las 12.000 actuales.

Con la compañía del reconocido plástico y docente Juan Orellana, que destacó el valor de la composición artística; y la licenciada Adriana Atencio, que desde el Arte Terapia convocó a las emociones, el grupo hizo un recorrido libre que se fue deteniendo cada vez más frente a las obras. Algunas, reconocidas por la imagen o por el autor; otras, provocadoras; otras, ineludibles.

Se destacó la sala dedicada a Ernesto de la Cárcova, en el 150 aniversario de su nacimiento, con Sin pan y sin trabajo, en sitial de honor, escudado por las relecturas, intervenciones y diálogo con otras expresiones, como el video, que ha suscitado a lo largo de los años.

El Museo en sí es toda una experiencia: la entrada gratis sigue asombrando a los extranjeros que no llegan a darse cuenta si es que no comprenden bien cuando les dicen que no necesitan pagar; la belleza del edificio hace que sea muy agradable la estadía; la gente que se junta para la visita guiada sorprende por el número y la variedad.

Lo que aún necesita ajustes es la accesibilidad: bien las rampas, bien los baños, bien aunque algo escasas las dos sillas de ruedas, pero muy estrecha y difícil de manipular la silla mecánica que salva los escalones que hay que atravesar para llegar al entrepiso donde está el ascensor. La gente de seguridad dijo no estar autorizada para ayudar, así que quedó en el esfuerzo físico de los acompañantes la posibilidad de que todo el grupo, sin distinción, tuviera la misma oportunidad de hacer la visita.