LA MANO DE ADRIÁN

LA MANO DE ADRIÁN

El taller de Escultura, un clásico de Fundafasia, ha sido un espacio de revelaciones, donde mucha gente encontró pasión por lo que nunca antes había hecho. Tal es el caso de Adrián.

Adrián nació en Vedia, provincia de Buenos Aires, y aunque vive en Belgrano, conserva el fanatismo por su pueblo de origen. De las actividades que probó en Fundafasia, escultura fue la una de las que más lo cautivó desde el principio, en los 90, cuando todavía la institución no estaba en Colombres y era un espacio reducido donde la arcilla y los colores se mezclaban con los materiales de fonoaudiología.

De joven quería ser camionero. Lo asociaba con la libertad. Probó y de verdad de sintió libre. Tal vez con el arte -y el yoga, otro de sus placeres- logró alcanzar una sensación algo parecida.

Una vez Adrián volvió a Vedia, a vivir solo, y no dejó de modelar. Y otra vez regresó a Buenos Aires y siguió haciéndolo. Toda su obra, también sus pinturas, se caracteriza por el colorido. Y por el trabajo parsimonioso que se refleja en el gesto concentrado y casi grave, opuesto a su típica carcajada fuerte, con que pinta o modela.

La "Mano", fue realizada con arcilla, molde y llenado con yeso. La pintura es acrílico.