LA CIF EN EL TRABAJO CON PERSONAS CON AFASIA

LA CIF EN EL TRABAJO CON PERSONAS CON AFASIA

El Servicio Nacional de Rehabilitación capacitó al equipo de Fundafasia en el uso de la Clasificación Internacional del Funcionamiento de la Discapacidad y de la Salud (CIF) para reforzar el abordaje biopsicosocial de las personas con afasia.

El Servicio Nacional de Rehabilitación capacitó al equipo de Fundafasia en el uso de la Clasificación Internacional del Funcionamiento de la Discapacidad y de la Salud (CIF) para reforzar el abordaje biopsicosocial de las personas con afasia.

La CIF proporciona “una visión coherente de las diferentes dimensiones de la salud desde una perspectiva biológica, individual y social”, según la introducción a la Clasificación Internacional del Funcionamiento de la Discapacidad y de la Salud, herramienta de la Organización Mundial de la Salud que llama la atención sobre cuatro aspectos: estructuras corporales, funciones corporales, actividades y participación y factores contextuales e individuales en su propósito de describir cualquier estado de salud por el que atraviesa una persona de forma transitoria o permanente.

Gabriela Covache y Juan Boaso, miembros del equipo del Servicio Nacional de Rehabilitación que el 1 y 2 de septiembre capacitaron a Fundafasia en el uso de la CIF, hicieron hincapié en el marco teórico que propone la clasificación como un modo de aproximarse a la discapacidad sin atravesarla por la idea de enfermedad y teniendo en cuenta a cada persona, con todas sus particularidades, en lugar de los síndromes o diagnósticos.

Según la CIF, “el modelo médico considera la discapacidad como un problema de la persona directamente causado por una enfermedad, trauma o condición de salud” y su tratamiento “está encaminado a conseguir la cura, o una mejor adaptación de la persona y un cambio de su conducta”. En el otro extremo, el modelo social considera el fenómeno como “como un asunto centrado en la completa integración de las personas en la sociedad”, cuyo manejo requiere “la responsabilidad colectiva de la sociedad” para hacer las modificaciones ambientales necesarias. La herramienta de la OMS está basada en la integración de estos dos modelos opuestos, “con el fin de conseguir la integración de las diferentes dimensiones del funcionamiento”.

El equipo de Fundafasia y los capacitadores seguirán trabajando para adaptar el uso de la herramienta a las características particulares de las personas con afasia y de su Centro de Día.