PREVENCION DE RIESGO DE ACV EN MUJERES

PREVENCION DE RIESGO DE ACV EN MUJERES

La Asociación Americana del Corazón presentó este año su primera guía para la prevención de accidentes cerebro vasculares con recomendaciones específicas que toman en cuenta las particularidades del género femenino.

La anticoncepción oral, la terapia hormonal y los trastornos asociados con el embarazo que pueden tener consecuencias duraderas en la salud -como la preeclampsia- son, según la guía publicada por la Asociación Americana del Corazón en 2014, factores de riesgo de accidente cerebro vascular específicos de la mujer.

Según datos de los Estados Unidos, unos 6,8 millones de personas han tenido un accidente cerebrovascular, la mayoría de los cuales son mujeres (3,8 millones). De los factores comunes a ambos géneros, la hipertensión, el factor de riesgo más modificable, es más frecuente en las mujeres; la fibrilación auricular, incluye una mayor prevalencia y un mayor riesgo asociado de episodios tromboembólicos también en el género femenino; y la migraña con aura, aunque con riesgo absoluto asociado bajo, parece más fuerte en las menores de 55 años por lo que es recomendable la reducción de la frecuencia de dolor de cabeza con la suspensión del hábito de fumar y el control en el uso de anticonceptivos orales. Precisamente los anticonceptivos orales son un factor de riesgo para el accidente cerebrovascular en jóvenes, que aumenta de forma exponencial a medida que sube la edad.

La guía aborda otros factores como eventos tromboembólicos previos, el tabaquismo, la hiperlipidemia, la diabetes y la obesidad. También, mutaciones protrombóticas y marcadores biológicos que aumentan el riesgo.

En relación con la menopausia, la guía señala que no existe evidencia de relación entre el riesgo de accidente cerebrovascular y ese período de la vida femenina; sin embargo, sí con el uso de la terapia hormonal en el momento posterior. También la depresión y el estrés psicosocial son factores que aumentan las posibilidades en un 25% a un 45% en las mujeres.

Estrategias de prevención

Más allá de los factores –y recomendaciones- específicos para las mujeres, las estrategias de prevención son comunes a ambos géneros: mantener un peso saludable, comer una dieta saludable, la abstinencia de fumar, la actividad física regular, el consumo moderado de alcohol, y las actividades e intervenciones destinadas a lograr o mantener la presión arterial normal, así como el colesterol y los niveles de glucosa en sangre.

La guía pone de relieve el riesgo de accidente cerebrovascular en varias condiciones de alto riesgo, como la obesidad, la inactividad física y el síndrome metabólico, pero encontró pocos datos que sugieran que estas condiciones aumentan el riesgo de accidente cerebrovascular de manera desproporcionada en las mujeres.

Cheryl Bushnell, MD, MHS; and Louise McCullough, MD, PhD
Stroke Prevention in Women: Synopsis of the 2014 AHA/ASA Guideline